|
|
VENTA Y CORTE DE TUBOS CAPILARES

tubos de acero inoxidable para sondas de temperatura

En el caso de las sondas de medición de temperatura, son fundamentales los tubos que proporcionan la necesaria protección a los materiales eléctricos y que normalmente van dotados de un racor de compresión integrado, válido para múltiples procesos febriles

Tubos de acero inoxidable para sondas de temperatura
Tubos de acero inoxidable para sondas de temperatura
Medir la temperatura es una de las labores más comunes de las que se llevan a cabo durante cualquier proceso industrial. Como cualquier otro parámetro, la eficacia de su medida depende de factores como la precisión y naturaleza del instrumento, la velocidad a la hora de captar las dimensiones del objeto en cuestión y la distancia entre el instrumento y el receptor. En el caso de las sondas de medición de temperatura, son fundamentales los tubos que proporcionan la necesaria protección a los materiales eléctricos y que normalmente van dotados de un racor de compresión integrado, válido para múltiples procesos febriles.

La conexión entre un proceso industrial, la temperatura medible y un termómetro hace necesaria la intercalación, bien enroscado o bien soldado, de ese racor de compresión, en cuyo casquillo se acopla el termómetro que posteriormente queda estable por medio de un anillo de compresión. Otra de las misiones del racor de compresión es hacer posible el reemplazo de sondas averiadas sin recurrir a interrumpir el proceso.


Además, el hecho de que los tubos capilares se adapten para ser soldados a un racor, también de acero inoxidable, permite encajar termometros o sondas de temperatura a cualquier sistema de medición. Así pues, la adaptabilidad es otro de sus puntos fuertes.
En los sensores de resistencia, la temperatura es un factor que condiciona la resistencia eléctrica estando su margen de maniobra entre -200 y 600°C, siendo muy estables y de una excelente precisión. Aquellos a los que mayormente se recurre son las sondas Pt100, que se fabrican en distintos formatos:
– De hilo bobinado en cerámica: tubos sellados en ambos extremos que contienen hilo capilar de platino, con rango térmico hasta 600° C.
– De capa fina de platino sobre una base cerámica, sus ventajas con respecto a las anteriores son su menor tamaño y mayor resistencia a las vibraciones, siendo válidas para mediciones no superiores a 500° C.
Entre las ventajas de los tubos capilares de acero inoxidable, destacan sobremanera su extraordinaria resistencia a la corrosión, a la presión y tracción mecánicas y a la acción química, así como su inercia biológica y el hecho de asegurar una prolongada vida útil. Se trata de tubos cuya resistencia química les hace tolerar medios muy agresivos, pudiéndose destacar una mayor resistencia en aleaciones de níquel, molibdeno, cobre y silicio.
Los tubos de acero inoxidable resultan básicos en las ramas industriales como la alimentaria, la petroquímica, la química, la farmacéutica, las de la refrigeración industrial o las vinculadas al tratamiento del agua potable o residual, entre muchas otras, precisan de información veraz y fiable sobre, por ejemplo, la temperatura, la presión, el nivel o el volumen de caudal en un punto del proceso. Para estas empresas, la fiabilidad de los datos, las garantías de calidad y la resistencia a la corrosión son valores clave para elegir una u otra solución.

Pirometría en las condiciones más exigentes

La medición de datos sobre temperatura y también presión en entornos industriales es uno de los procesos más delicados que existen en industrias como la química o la alimentaria (en esta última hay que destacar desde las bodegas viticultoras hasta las grandes corporaciones dedicadas a la producción de alimentos precocinados).

Precisamente en la industria alimentaria y de producción de bebidas con graduación existe, además, un compromiso añadido de garantía sanitaria frente al consumidor final. La exigencia de control es todavía más fuerte.
En este tipo de entornos, es necesario contar con aplicaciones en las instalaciones industriales de medida y control que aporten una solución con gran resistencia a la corrosión y abrasión producida tanto por los distintos agentes químicos como por los procesos físicos que se aplican. La aplicación de tubos capilares de acero, además de proteger al instrumental, permite que se reduzcan las variaciones en las mediciones de la temperatura.

En general, en las necesidades de instrumentación de medida y control para la pirometria se persiguen soluciones integrales, basadas en componentes de alta calidad. Solo mediante la combinación de productos de calidad, con capacidad de adaptación y confianza máxima, es posible dar respuesta a las necesidades de datos precisos y fiables en los procesos industriales más comprometidos y sofisticados.